Concepto de inversiones

Inversión es un vocablo latino que significa cambiar de lugar, poniendo arriba lo que está debajo.

En genética se utiliza el término inversión para designar la mutación, sin causa conocida, dentro de un cromosoma de un segmento del mismo, con rotación de 180 º y dos roturas, insertándose en sentido invertido.

En aviación la inversión se refiere en colocar las hélices a la inversa con el objeto de frenar el avión.

En Derecho se habla de la inversión de la carga de la prueba, cuando en lugar de tener que probar el hecho el que lo alega, como lo establece el principio general, la ley pone esta carga en manos de la otra parte. Por ejemplo, un hijo nacido dentro del matrimonio legalmente se supone que es del marido, si éste pretende desconocerlo como tal, deberá probarlo.

En otro sentido también se llama inversión al empleo de tiempo o dinero en algo que pensamos resultará productivo. No es un gasto, pues si bien al principio significa una erogación tenemos la presunción válida de que a la larga, será beneficioso. Por ejemplo, invertimos nuestros ahorros en iniciar una empresa, o equiparla, o renovar su infraestructura, para obtener ganancias; o el gobierno invierte dinero para arreglar las calles y evitar accidentes, o invertimos nuestro tiempo y esfuerzo en una carrera universitaria con la finalidad de obtener un título que nos proporcionará nuevas oportunidades en la vida. Estas inversiones pueden ser de corto o largo plazo. Por supuesto supone riesgo, pues tal vez no se alcancen los efectos esperados.