Concepto de peligro

Un peligro es una cosa o hecho que tiene la posibilidad de causar un daño físico o moral a una cosa inerte, o a un organismo vivo. Un peligro real es cuando la capacidad de daño está en condiciones de provocar efectos de inmediato; y un peligro potencial es cuando está latente, esperando que se den las condiciones para efectivizarse. Por ejemplo un pozo en medio de la calle es un peligro real, pues en cualquier momento un transeúnte puede caer en él, o un auto sufrir un accidente. Un perro afectado con rabia, y encerrado, no representa un peligro real pues no está en contacto con nadie, pero como puede eventualmente escapar, es un peligro potencial. Si escapa, se transformará en un peligro real. Peligro inminente, es cuando el riesgo no es actual, pero está por serlo en cualquier momento, por ejemplo, un edificio a punto de derrumbarse.

Hay situaciones peligrosas originadas por la propia naturaleza, como un tornado, un volcán en erupción, o un terremoto. Detectar las situaciones de peligro y tomar los recaudos que se puedan, hacen que la zona se torne menos vulnerable. Pero también los peligros pueden ser causados por la acción humana, como cuando realiza actividades que contaminan el ambiente, poniendo en riesgo la salud de todos los organismos vivos del planeta. La diferencia entre riesgo y peligro es que el peligro indica la cosa o hecho que produce el riesgo. El riesgo mide la posibilidad de que el peligro se concrete o no, y sus consecuencias en caso de ocurrir.

Hay actividades que son potencialmente más peligrosas que otras, pues el riesgo al que se expone quien la realiza es mayor. Así, por ejemplo, son actividades peligrosas, el boxeo, el alpinismo, las carreras de autos, etcétera.

El Estado debe intervenir privando de la libertad a una persona, y sometiéndola al tratamiento médico adecuado, cuando se demuestre que es potencialmente peligrosa para sí o para terceros.

Se llaman especies en peligro de extinción, aquellas que por la acción depredadora del hombre, están en riesgo de desaparecer.

Existen sustancias químicas peligrosas que deben etiquetarse con símbolos característicos para facilitar su reconocimiento. Por ejemplo, la T y el dibujo de una calavera, identifican a un producto tóxico.