Concepto de sumisión

La palabra sumisión, proviene etimológicamente del latín submissĭonis” que hace referencia a la condición del sumiso o sometido. El vocablo está integrado por el prefijo “sub” = debajo, y por “missus” = “mandado”. La sumisión implica que alguien está bajo el poder de otro al que le debe obediencia incondicional.

La Biblia acepta la sumisión como algo natural, por ejemplo entre los sexos (de la mujer al hombre) lo que se reflejó por mucho tiempo en las leyes civiles, como la que expresaba en Argentina que la mujer debía seguir al marido cualquiera sea el lugar donde fijaba el domicilio conyugal, el que en la actualidad se decide por acuerdo mutuo. En materia religiosa la sumisión del hombre con respecto a Dios debe ser total, como se muestra por ejemplo en la actitud de Abraham que estuvo dispuesto a matar a su hijo Isaac porque Dios se lo exigía.

Concepto de sumisión

La sumisión a otra persona generalmente se acepta por temor, como ocurre en ciertas familias disfuncionales con un menor que acepta las condiciones de vida que le imponen sus padres pues posee menos fuerza física y menos madurez que ellos, quienes se aprovechan de ello, para restringir su libertad de modo excesivo, castigándolo innecesariamente. Ejemplos: “ese niño está en graves condiciones de sumisión, mal alimentado, sin asistir a la escuela y obligado a mendigar”.

Los gobiernos absolutistas a lo largo de la historia obligaron a sus súbditos a una sumisión ilimitada, hasta que los revolucionarios franceses pelearon por la reivindicación de derechos. Fue el filósofo inglés Thomas Hobbes (1588-1679) el que defendió la necesidad de que las personas se sometieran a un gobierno de tipo absoluto pues consideró que ése era el único medio de que los hombres, a los que creía naturalmente malos, pudieran convivir en paz. El filósofo inglés, John Locke (1632-1704) en sentido totalmente opuesto, aceptó que el pueblo pudiera rebelarse ante la opresión de los gobiernos. En las democracias modernas, la única sumisión que se acepta, es a las leyes justas.