Concepto de cachalote

La palabra cachalote nos llegó desde el idioma portugués, que, a su vez, es una derivación de “cachola” que es, como coloquialmente, en esa lengua, se designa a la cabeza.

Literalmente, cachalote significa “gran cabeza”, pues este animal, mamífero marino, que podemos hallar en todos los océanos, y en el mar Mediterráneo, tiene una cabeza de grandes dimensiones y casi cuadrada, con frente prominente y redondeada, teniendo el cerebro más grande del mundo animal. Su nombre científico es Physeter macrocephalus.

Se trata de un cetáceo dentado (posee en su larga y estrecha mandíbula, cuarenta dientes cónicos, con un peso de tres kilos cada uno) por eso pertenece al orden de los odontocentos. Mide aproximadamente veinte metros de largo y pesa hasta cincuenta toneladas, siendo los machos el doble de largos y el triple de pesados que las hembras. Son enormes, aunque su tamaño y peso es superado por la ballena azul. Su hábitat son los mares templados, pudiendo descender a grandes profundidades para capturar a sus presas que le sirven de alimento, que son fundamentalmente cefalópodos, como pulpos o calamares, pudiendo comer una tonelada entre peces y calamares.

Viven unos setenta años, pero su reproducción no es constante, ya que pueden pasar hasta seis años, para que procreen y dan a luz un solo bebé. Además, su caza, ha contribuido a que su población no sea tan alta, estando entre las especies consideradas vulnerables. El hombre es el único depredador que conocen, ya que son ellos, el terror de los mares, aunque los grupos de orcas pueden tener como blanco a las crías de cachalotes o a especímenes enfermos o debilitados. Los calamares gigantes, pueden lastimarlos con sus ventosas.

Producen un sonido intenso, tal vez para comunicarse, orientarse y atraer a sus presas. Si bien viven en grupos, los machos viejos están aislados. Los jóvenes, en general se agrupan, en bancos de unos veinte integrantes, colaborando las hembras, comunitariamente, en el cuidado de las crías, permaneciendo estables en las aguas tropicales o subtropicales, mientras los machos, migran por períodos a latitudes superiores, a aguas más frías, cercanas a los polos, desplazándose a una velocidad aproximada, de 37 kilómetros por hora.

De sus cavidades craneales se obtiene, espermaceti, conocido como blanco de ballena, un aceite de color blanquecino, que adquiere, al enfriarse la consistencia de la cera, empleado como lubricante, para realizar trabajos en cuero y para la industria cosmética; y de su intestino, el ámbar gris, inflamable y de consistencia cerosa, de uso en perfumería, como fijador.

Buscar otro concepto