Concepto de carbohidratos

Los carbohidratos, son también llamados hidratos de carbono (aunque esta denominación fue desechada por descubrirse en la década de 1880 que no se trataba de hidratos, al no poseer moléculas intactas de agua) o glúcidos, conformados por azúcares (carbohidratos simples, como el azúcar o las golosinas y prepàraciones que la contienen) fibras (que al no poder descomponerse totalmente favorecen el tránsito intestinal) y almidones (por ejemplo, el pan), siendo estos últimos, ambos, carbohidratos complejos.

Se trata de moléculas de azúcar, y su función es suministrar el material respiratorio y otorgar energía a los organismos vivos, a través de su combustión. El organismo logra descomponer los carbohidratos, transformándolos en glucosa, que se usa de modo inmediato, o se almacena para su empleo posterior, en el hígado y en los músulos. Contribuyen al ahorro proteico, pues a falta de carbohidratos esta función de suministro de energía es realizada por las proteínas. Se hallan principalmente en los vegetales, quienes la obtienen a través de la fotosíntesis. Los animales la adquieren al consumir vegetales.

Son sustancias ternarias, cuyos componentes son el hidrógeno, el carbono y el oxígeno. Son las bases estructurales esenciales de la célula.

Cuando los carbohidratos están formados por una sola molécula se llaman monosacáridos, por dos moléculas, disacáridos, tomando el nombre de oligosacáridos cuando se forman con tres a nueve moléculas. Los de más de diez moléculas reciben el nombre de polisacáridos.

En nuestra alimentación diaria son imprescindibles, junto con las proteínas y las grasas, y podemos hallarlos especialmente en las pastas, el arroz, los cereales, las legumbres, verduras y frutas. No hay que abusar de los azúcares o carbohidratos simples, sobre todo por el riesgo de diabetes y de obesidad, siendo éstos, los únicos que se recomienda eliminar de la dieta.

Muchas dietas para adelgazar proponen la quita de los carbohidratos en los menús cotidianos, con graves riesgos para la salud, provocando cansancio, y múltiples enfermedades, pues al consumir más productos de origen animal, aumentará el colesterol y las posibilidades de cáncer, sobre todo el de colon, por la poca fibra vegetal incorporada.