Concepto de consanguíneo

El origen del término consanguíneo lo hallamos en el latín “consanguineus” en el sentido de perteneciente o relacionado con la sangre.

La consanguinidad se aplica al parentesco de sangre, que poseen las personas que tienen al menos un pariente natural en común. Por ejemplo los hijos o hermanos adoptivos no son parientes consanguíneos pues su herencia de sangre es diferente. Algo similar sucede con los esposos o con los parientes de un esposo con el otro cónyuge (yernos o nueras con suegros o suegras, cuñados, etcétera).

En la antigua Roma se diferenciaba el vínculo consanguíneo o cognaticio que unía a los hijos con sus padres, abuelos, tíos y primos paternos y maternos; del agnaticio, que solo unía a quienes dependían del mismo antecesor varón. Los parientes por vía materna y las hermanas casadas no pertenecían a esta familia que era la que otorgaba derechos sucesorios y determinaba la calidad d tutor. La consanguinidad impedía el casamiento entre personas hasta el tercer grado inclusive, lo que no ocurrió en todas las culturas antiguas.

Jurídicamente en la actualidad los parientes consanguíneos y los adoptados legalmente son equiparados en sus derechos filiatorios, en las prohibiciones matrimoniales y en la vocación sucesoria.

El parentesco consanguíneo se mide en grados de acuerdo a las generaciones que intermedian entre la persona que tomamos de referencia y el pariente con el que queremos establecer el grado de consanguinidad. Entre padres e hijos como solo hay una generación, la consanguinidad en línea recta es de primer grado. Entre abuelos y nietos de segunda, y así sucesivamente. En la línea colateral, la consanguinidad se determina en sus grados buscando el ancestro en común. Para saber en qué grado de consanguinidad se encuentran los hermanos debemos remontarnos al padre que los engendró subiendo para ello un grado, y luego bajar hasta el otro hijo de ese padre, que a su vez es hermano del primero, y así estarán en segundo grado de consanguinidad.

La RAE menciona que además se utiliza para mencionar a aquellos que son medio hermanos o hermanos unilaterales, o sea comparten solo el padre.