Concepto de plantígrados

La palabra plantígrado nació en el año 1795, acuñada por dos naturalistas franceses: Éttiene Geoffroy Saint-Hilary y George Cuvier, integrando los vocablos latinos, “planta” referida a la base de los pies y “gradus” en el sentido de pasos.

Un plantígrado es aquel animal mamífero que se desplaza apoyando la planta de los pies por completo, incluyendo los dedos, a diferencia de los digitígrados que caminan apoyando los dedos, siendo su movimiento más veloz, entre ellos los perros y los gatos. También se distinguen de los unguilígrados que para caminar apoyan la uña del dedo central que es muy fuerte, conocida como pezuña. A esta clasificación pertenecen por ejemplo, los caballos.

Los plantígrados si bien tienen un andar más lento, pueden elevarse sobre sus extremidades posteriores.

Entre los plantígrados hallamos al hombre, que apoya al caminar solo sus pies, al tener un andar bípedo; a los osos, animales corpulentos, habitantes de climas fríos cuyos pies son planos; a los mapaches, con cuerpo redondeado cubierto de pelo abundante y larga cola; al coatí, con extremidades cortas, cola larga y hocico alargado; a los pandas gigantes que se asemejan a los osos pero con menor cola; a los pandas menores con larga cola; al tejón o tasugo, de cuerpo alargado y patas y cola cortas; a los coatíes, que miden alrededor de 80 centímetros, incluyendo su larga cola y al Gulo gulo, carcayú o glotón, que tiene un aspecto semejante al oso, siendo un carnívoro muy feroz.

Si bien todos los animales arriba mencionados son plantígrados, el que más caracteriza a este orden son los osos. Los osos son animales que pertenecen a la familia de los úrsidos y viven en zonas montañosas y frías. Durante el invierno reposan y se refugian en cuevas. Son omnívoros con ojos pequeños en una voluminosa cabeza. Tienen muy desarrollados los sentidos de la vista, el oído y el olfato. Los recubre una capa gruesa de pelo. Los pardos son los más comunes.