Concepto de rabo

La palabra rabo se derivó del latín “rapum” con el significado de nabo, que es una hortaliza comestible, blanca y redondeada. Por su semejanza con la cola de algunos animales, a ésta se la llama rabo, como en el caso del rabo (o cola) de los conejos. Sin embargo, también se aplica a la cola de todos los animales vertebrados.

“El rabo de mi conejo es como un pompón de espuma” o “Mi perro se pone tan contento cuando llego, que mueve el rabo con mucha insistencia”.

Quien carece de cola, o la tiene demasiado corta, recibe el calificativo de “rabón”. De la misma familia de palabras, podemos citar a “rabona”, que es una jugada, que, en el fútbol, consiste en golpear la pelota con la pierna que está detrás de la que la sostiene, o sea en forma cruzada.

El rabo es un apéndice ubicado al final de la columna vertebral. En los seres humanos, con rabo se designa a las nalgas y en sentido aún más vulgar, al pene.

El ángulo ocular suele llamarse también rabo: “Me miró con el rabo del ojo, y sentí que me estaba juzgando”.
La expresión “con el rabo entre las piernas” se refiere a sentir vergüenza, pues esa es la actitud que toman algunos animales cuando se asustan, por ejemplo, el perro.

El rabo de junco es un ave marina palmípeda, propia de las zonas tropicales, de color verde, alas y cola amarillas, similar al mirlo. Su cola alargada se asemeja a un junco, y de ahí su nombre.

En Gastronomía se conoce como “rabo de toro”, a un plato típico de la cocina andaluz. Es un guiso o ragú cuyo ingrediente principal es la cola o rabo de vaca o toro. Se llama así pues en sus comienzos (siglo XVI) la preparación se hacía con los toros, víctimas de las corridas.