Concepto de ración

La palabra ración, procede del latín “ratio”, del verbo “reri” en el sentido de contar, y el sufijo de acción y efecto “ción”. Su significado es medida, parte o proporción.

Su mayor uso en el ámbito de la alimentación, tanto humana como animal, y se emplea para hablar de las porciones de comida que alguien consume en cada ingesta o diariamente. Pueden ser pequeñas o grandes. Ejemplos: “La ración de comida de mi perro será pequeña a partir de ahora, pues me dijo el veterinario que está obeso”, “Consumo dos raciones diarias de verduras y frutas”, “Me dieron doble ración de ensalada porque no comí el plato de carne” o “Las raciones en este restaurante son muy abundantes, alcanza para dos personas”.

En la milicia y en tiempos de guerra o cuando se está llevando a cabo una misión especial, se denomina ración a la porción a la comida y forraje que se le asigna cada día a las tropas para su propia alimentación y la de los equinos. En general quien tiene mayor grado militar recibe más ración. El rey español Felipe IV, le asignaba cinco bocados a un capitán, mientras un alférez recibía cuatro, un sargento tres y un cabo, dos. En la actualidad, con la posibilidad de envasar los alimentos suelen prepararse las raciones de combate, que son comidas que cubren los requerimientos nutricionales de cada miembro de la fuerza, separadas cada una en un envoltorio individual, de fácil preparación, transporte y consumo. En Argentina este sistema fue implementado en 2003, conteniendo básicamente cada ración, carne enlatada, sopa instantánea, una barra de cereales y otra de chocolate, jugo de naranja en forma de polvo, sal, azúcar y galletitas de agua. También se usan para los damnificados por desastres naturales.

Racionar los alimentos implica separarlos en partes mínimas y estrictamente necesarias, y se usa muchas veces para hablar de las restricciones alimentarias en épocas de crisis, por ejemplo, cuando hay guerras o hambrunas. Ejemplo: “Ante la emergencia, y la falta de artículos de primera necesidad, se permitirá adquirir solo un litro de leche por familia y medio kilo de pan por día”.

Otras cosas escasas que suelen racionarse son los recursos energéticos: “Debes racionar el consumo de luz, ya que existe una grave crisis energética”.

Por extensión se aplica a todo aquello que se entrega en partes, sea material o inmaterial, como una ración de salario, una ración de cariño, una ración de ejercicios, una ración de felicidad, etcétera.