Concepto de aves

Las aves son vertebrados ovíparos; de fecundación interna; con plumas, formadas por células muertas (queratina); de sangre caliente y de respiración pulmonar. Su medio de locomoción para el vuelo son las alas, que son sus extremidades anteriores, y el pico es su instrumento de aprehensión, careciendo de dientes. Su esqueleto se halla totalmente osificado.

La mayoría de las aves vuelan (salvo algunas como el avestruz o el pingüino) pero también vuelan los insectos y los murciélagos, aunque en las aves el desplazamiento es más veloz a causa de su plumaje, que las ayudan a sostenerse en el aire. La dirección y el freno lo proporcionan las plumas de la cola.

Las hay de muy variados tamaños pero todas las aves voladoras poseen un cuerpo aerodinámico y músculos finos y potentes.

Pueden diferenciarse en su corazón, dos aurículas y dos ventrículos, su piel carece de glándulas. En la base de la cola están ubicadas sus dos únicas glándulas uropigiales, que segregan una sustancia olorosa y grasosa.

Su sentido del olfato es casi nulo, al contrario del sentido de la vista que tienen muy desarrollado.

Al no poseer dentadura muelen la comida con la molleja y almacenan una parte del alimento en el buche, para regurgitarlo y alimentar a sus pichones.

Habitan en nidos que suelen hacerse en las ramas de los árboles, o utilizar como nido huecos en un tronco o montículos de tierra. Allí depositarán sus huevos. Al nacer los pichones se hallan en total estado de indefensión. Los padres colocan la comida en sus picos y son ciegos.

Son ejemplos de aves, los pájaros, que pertenecen al orden paseriformes, son pequeños y muchos de ellos nos deleitan con su canto. pero hay otras aves, como el caso de las de corral, entre las que podemos mencionar las gallinas, los gansos, las palomas y los faisanes.

En la mitología griega, el ave Fénix, símbolo de la eternidad y la recomposición de la materia, era un ave enorme, del tamaño de un águila, que lograba resurgir de sus cenizas cada quinientos años, luego de quemarse de modo total.

Como saludo, lo emplearon los romanos y expresa un deseo de bienestar para el que está dirigido. Este saludo inspiró el avemaría, oración católica destinada a la virgen María.