Concepto de rapaz

La palabra rapaz procede etimológicamente del latín “rapax”, en el sentido de raptor” o “ladrón”, y de “rapere”, en el sentido de robar o apoderarse de las cosas ajenas con violencia.

La rapiña es un delito ya tipificado por los antiguos romanos como un hurto violento, que hoy se conoce como robo, siendo un rapaz el que lo comete: “Mi vecino tiene hábitos rapaces, por eso en el barrio no lo dejamos entrar a nuestras viviendas”.

Entre los animales, se conocen como rapaces a aquellos que cazan a otros para comérselos. Se aplica en general a ciertas aves, que apresan a sus víctimas, en general vertebrados, de tamaño que superan el suyo, valiéndose de sus fuertes picos curvados, sus potentes vistas, y sus afiladas garras. Se las conoce también como aves de presa o de rapiña.

Algunas de estas aves rapaces tienen hábitos diurnos, y otras los poseen nocturnos. Las primeras son las Falconiformes, entre las cuales encontramos águilas, azores, buitres, gavilanes y halcones. las segundas son las Estrigiformes, como los mochuelos, los búhos y las lechuzas, que tienen los ojos posicionados frontalmente.
Algunas aves rapaces, son, además, carroñeras, pues se alimentan de carne de animales muertos, a los que ellas no han cazado, por ejemplo, los buitres.

Recién desde la segunda mitad del siglo XX existen reglamentaciones que las protegen, habiéndose considerado antes a estas especies, como dañinas.

Se las ha usado desde tiempos remotos para cazar en beneficio del hombre, llamándose a esta actividad cetrería, de mucho uso en la edad media, pero quedó relegada, al aparecer las armas de fuego.

Se usa también el término rapaz para referirse a un muchacho joven, un adolescente, término que se usa más particularmente en portugués con ese significado.