Concepto de cooptar

Cooptar es un verbo transitivo, regular, de primera conjugación que nos remite etimológicamente al latín “cooptare”, integrado por el prefijo de totalidad “co” y el verbo “optare” en el sentido de “optar” o “elegir”.

En la antigua Roma, cooptar, ya tenía el mismo significado actual de designar la facultad de las entidades o corporaciones de designar a sus propios miembros, lo que se aplicaba por ejemplo al Senado. La dinastía de los antoninos (96-192) se caracterizó por la cooptación en la elección de la sucesión imperial, ya que era el emperador saliente quien elegía a su sucesor, adoptando como hijo a su sucesor.

Las personas jurídicas, integradas por varios miembros, necesitan en ciertos casos cubrir sus vacantes o incorporar nuevos integrantes. Cuando esto se hace por la decisión interna de quienes ocupan cargos o posiciones actuales, sin injerencias extrañas, se denomina a esta acción, cooptar, lo que la convierte en soberana y la dota de autonomía, aunque tiene el riesgo de transformarlas en cerradas y conservadoras. la integración por cooptación no permite la adhesión libre, ni por elección externa, ni por herencia, ni por sorteo.

Cuando los ciudadanos eligen a sus gobernantes mediante el sufragio, cuando se defiere un cargo por herencia, o cuando, en el sistema de división de poderes, por ejemplo, el poder ejecutivo elige los jueces con acuerdo senatorial, no hay cooptación.

Son ejemplos de cooptación, la elección de sacerdotes dentro de la iglesia católica, donde el cónclave de cardenales es el que elige al Papa, cabeza de la iglesia, que es el que a su vez, elige a los obispos; o la ascensión dentro de las Fuerzas Armadas, donde esto se produce por decisión de los superiores.