Concepto de colegir

Colegir es un verbo transitivo de tercera conjugación que encuentra su origen etimológico en el latín “colligere”, vocablo integrado por el prefijo de globalidad “co” y “legere” que puede traducirse como “leer”, en el sentido de hacer una lectura global de un hecho o situación para extraer de ello una conclusión.

Se trata de una actividad mental, consistente en inducciones o deducciones, propiamente humana, por la cual se realizan inferencias, luego de unir todos los indicios, antecedentes, pistas o supuestos que existen sobre la cuestión; lo que vulgarmente conocemos como “atar cabos”.

Ejemplos de uso: “Tras haber observado el accidente automovilístico, y de acuerdo a las marcas observadas en el asfalto y la declaración de los testigos, se puede colegir que uno de los conductores, pasó con luz roja y exceso de velocidad, y es el responsable de la colisión”, “Puedo colegir que se avecina un período de crisis económica, pues ya se ven signos de recesión, inflación y falta de empleo”, “Podemos colegir que estos estudiantes tendrán un futuro próspero pues son estudiosos, responsables y creativos” o “Es imposible colegir lo que sucederá con el avance tecnológico en 100 años, pues los progresos son vertiginosos”.

No siempre el hecho de colegir implica llegar a una verdad, pues podemos sobreestimar algunos supuestos o minimizar otros, o desestimar ciertas variables,o extraer conclusiones falsas, apresuradas o basadas en nuestra razón pero con gran influencia del sentido común, con escasa participación mental: “Hubiera jurado que lo que decía el empleado sobre el robo era una mentira, ya que tenía un historial de falsedades en su haber, y de allí colegí que esta vez también había fingido ser asaltado para encubrir su propio hurto, pero la justicia detuvo hoy a los verdaderos culpables y tuve que reconocer que mi conclusión fue errónea”.