Concepto de susceptible

La palabra susceptible, es un adjetivo, que nos llegó desde el latín “susceptibilis”, derivado del verbo “suscipere”, integrado por el prefijo “sub” en el sentido de “abajo” y por “capere” que puede traducirse como captar, capturar, asir o tomar.

Se aplica, dependiendo del contexto, en los siguientes casos:

Como aquello que es pasible o capaz de recibir modificaciones o diversas interpretaciones u opiniones o críticas. Por ejemplo: “Este apartamento es susceptible de tener mejoras si se le invierte un poco de dinero”, “Este texto es susceptible de tener varias interpretaciones”, “La actuación de los personajes fue susceptible de críticas, pues se olvidaron parte de la letra y no interpretaron sus papeles con naturalidad”.

Puede aplicarse, además, al hecho de algo pueda suceder, o sea, que haya probabilidad de que un evento ocurra, por ejemplo: “Es susceptible de que tu enfermedad empeore con el tiempo”.

Otro caso, es para referirse a personas impresionables, por ejemplo: “Se recomienda que eviten mirar estas escenas de horror a personas susceptibles, pues hay imágenes muy cruentas”.

También puede usarse en el sentido de quisquilloso o fácil de ofenderse, por ejemplo: “Hoy estoy muy susceptible, ya que me fue mal en mis exámenes, así que prefiero estar solo, pues todo lo que me digan lo interpretaré en sentido negativo”, “Mi primo es muy susceptible, se enoja si le hacen críticas” o “Si eres susceptible, no te conviene participar de esta conversación, pues haremos bromas pesadas”.

Las personas susceptibles a enojarse, son aquellas que ven amenazas en las actitudes ajenas, a las que consideran movidas por malas intenciones y capaces de provocarles daño, por lo que reaccionan enojándose, justificando su ofensa en ataques externos, cuando, en realidad, su enemigo está dentro de ellos, pues es su interior el que les dice que algo en ellos no está bien, y que lo que escuchan es un ataque que deja en evidencia sus defectos o flaquezas, aunque no haya sido la intención de quien manifestó los dichos. Si hay más de una interpretación para las palabras, eligen la más hiriente, la que más las haga reaccionar de mala manera, pues son muy inseguros y creen que todos les hacen notar sus errores. Son emocionalmente frágiles, y vulnerables, pero también hay que tener precaución, pues, en ocasiones, se realizan verdaderos ataques y faltas de consideración contra algunas personas, y, luego, el agresor, las califica de susceptibles, para evitar su culpa. Ejemplos: “Ten cuidado cuando hables con mi prima, hazlo con mucho tacto pues sumamente susceptible” o “Me tildó de susceptible, pero mi furia tenía motivos, ya que me insultó sin ningún motivo”.