Concepto de arrabal

La palabra arrabal reconoce su origen en la lengua árabe, más precisamente en el vocablo “arrabád” y se integra con el artículo “a” que es equivalente a “el” o “la” y “rabád” en el sentido de “suburbio”.

Los arrabales, son barrios, que no están contemplados en la planificación urbanística de los municipios, conformados por viviendas y comercios, que surgieron espontáneamente, en las afueras de los barrios planificados. Están extra muros del trazado de la ciudad original. Como en general estas tierras resultan ser apropiadas o compradas a un valor bajo, suelen vivir allí personas de escasos recursos económicos; aunque, muchas veces, algunos arrabales se han convertido en barrios muy cotizados, con construcciones costosas, elegidos por quienes quieren alejarse del bullicio urbano.

Nacieron con la expansión urbanística que acompañó el desarrollo de las ciudades, a fines de la Edad Media europea, formándose fuera de las murallas de las ciudades, y en torno a conventos y monasterios que se iban creando. Un ejemplo, son los arrabales madrileños, que aparecieron desde el siglo XII, nucleados alrededor de la primitiva muralla musulmana. Así surgieron también las plazas del arrabal o de mercado, que, luego, al crecer las ciudades, quedaron dentro de las mismas, como fue el caso de la Plaza Mayor de Madrid, formada a la vera de la laguna existente, entre el camino de Atocha y el de Toledo.

El primer arrabal conocido de Madrid, es el arrabal de San Martín, establecido en las cercanías del convento del mismo nombre. Vecino a este arrabal, se erigió el arrabal de San Ginés.

Arrabalero es la persona que vive en un arrabal, usándose también para calificar a quien tiene modales toscos y groseros, por el prejuicio de que, quien vive en los suburbios no es una persona de modales refinados. Por ejemplo: “Deja de dirigirte a mí con ese lenguaje arrabalero, pues lo considero una falta de respeto”.

En música, un tango muy conocido es “Melodía de arrabal”, con música de Carlos Gardel y letra perteneciente a Alfredo Le Pera y Mario Battistella, dedicada a un barrio porteño, al que califica de viejo, empedrado y malevo, y expresa que su recuerdo de amores y peleas, le trae nostalgia, al punto de arrancarle un “lagrimón”.

La película policial y musical “Melodía de arrabal”, fue dirigida en 1933, por el cineasta francés, Louis J. Gasnier y su protagonista fue Carlos Gardel, quien entona entre otros temas, “Melodía de arrabal” y está ambientada en una cantina del barrio porteño de La Boca.