Concepto de escalafón

La palabra escalafón se derivó etimológicamente del latín “scala”, que se traduce como “escala” o “escalón”. Entre los romanos una “scalae”, “scala” en plural, es un conjunto de escalones, o sea, una escalera. De allí es que pasó, el escalafón, a tomar el significado de un conjunto de personas, que se ordenan por jerarquías, lo que coloca a algunas en escalones más altos, a otras en los intermedios, y a otras en los más bajos, en general, aplicado a una institución, donde según el lugar que se ocupe en el escalafón tendrán mayor o menor autoridad y diversas funciones.
En los escalafones más altos se ubican quienes tienen mayor poder de mando y mejores retribuciones, estando en los escalafones más bajos, los subordinados que no poseen autoridad sobre otros empleados o funcionarios, y cuya remuneración es significativamente menor, en la mayoría de los casos.

Se asciende en el escalafón, legalmente, de acuerdo a los estatutos y reglamentos internos de cada organismo, por concurso, antigüedad y/o méritos, aunque a veces, producto de la corrupción, de hecho, los grados superiores del escalafón están ocupados por quienes tienen algún familiar o amigo que los “ayuda” a ascender, o lo hacen a cambio de un “favor” personal o material, lo cual configura un delito o falta grave.

Dentro de los escalafones, podemos citar, el escalafón militar, que posiciona al personal de las distintas Fuerzas Armadas, en diferentes rangos o niveles, que pueden reconocerse en las insignias que ostentan en sus uniformes. Por ejemplo, tomando el caso de México, el mayor nivel del escalafón militar, lo ocupa el Presidente de la República, por debajo de él, se sitúa el Secretario de Defensa Nacional. Luego, le toca al turno a los generales de la Fuerza Aérea, al que le siguen los Generales del Ejército. Después, se ubican en orden sucesivo y descendente, los jefes, los oficiales y la tropa.

En la docencia, el escalafón docente, agrupa a los educadores de acuerdo a su formación académica, antigüedad, competencias y grado de responsabilidad asignada, siendo los directivos de las instituciones, los que ocupan el grado más alto del escalafón.