Concepto de idilio

En griego εἰδύλλιον es un poema corto. El latín tomó este término como “idyllĭum”, y así llegó al español para designar la relación amorosa entre personas, designando en el campo literario a los poemas bucólicos o pastoriles, delicados y románticos escritos en forma de diálogo, que reconocen en el poeta griego, Teócrito (310 a. C-260 a. C) el fundador del género, que en su alrededor de treinta idilios o poemitas, hizo dialogar en un marco paradisíaco de la zona de Arcadia, a pastores que se contaban sus penas amorosas.

Concepto de idilio

El idilio es la etapa donde quienes conforman la pareja viven el enamoramiento más placentero y reconfortante, donde el otro no parece tener defectos, y todo es armonía y plenitud, que coincidiría con lo que llamamos enamoramiento. El idilio reconforta el espíritu y se ha comprobado que es un excelente remedio contra la neurosis.

Ejemplos: "En mis vacaciones en Europa, viví un idilio que jamás olvidaré, pero luego, al regresar, la relación no pudo sobrevivir a la distancia", "Con mi esposa llevamos un matrimonio de casi veinte años, pero el idilio todavía se mantiene intacto" o "No quiero saber nada de idilios por un tiempo, ya tuve varias decepciones, y he decidido tomarme un espacio para estar solo".

En pintura, el inglés John Constable, nacido en 1776, dedicado especialmente al paisajismo, pintó paisajes idílicos.

En 1870 Richard Wagner compuso su obra musical “El idilio de Sigfrido”, como regalo a su esposa que lo convirtió en padre de Sigfrido.

El poeta de origen inglés Lord Alfred Tennyson (1809–1892) escribió “Los Idilios del Rey”, poemas narrativos que en un total de doce, relatan la leyenda del rey Arturo, y sus anhelos de construir un mundo idílico o perfecto.
"El idilio de un enfermo" del escritor español Armando Palacio Valdez, publicado en 1884 es una obra que se sitúa en Asturias, lugar de donde el autor es oriundo. Su sencillo argumento relata parte de la vida de un muchacho madrileño llamado Andrés Heredia, de costumbres relajadas y bohemias, que enferma. Recuperado, se enamora de Rosa, y nace un idilio difícil, pues los enamorados pertenecen a mundos socialmente diferentes. En la obra, el autor da rienda suelta a sus propios sentimientos por su amada Maximina.