Concepto de solaz

La palabra solaz nos llegó desde el vocablo provenzal “solatz”. A su vez, “solatz” procede del verbo latino “solari” que puede traducirse como aliviar, consolar o calmar.

La palabra solaz es una de las más hermosas, ya que implica un recreo de las actividades cotidianas, una pausa placentera, que brinda tranquilidad y paz.

Los momentos de solaz son sumamente necesarios en la vida de cualquier persona, pues diariamente necesitamos relajarnos de nuestros deberes socialmente impuestos, para recobrar fuerzas y paz mental. Que toda nuestra existencia se convierta en un solaz, tomando las obligaciones como placeres, al hacer lo que nos agrada, es una meta muy deseada, y pocas veces lograda, ya que en nuestra actual sociedad ligada al consumo y la eficiencia, cada vez tenemos menos tiempo para el solaz, y todo lo que hacemos es vertiginoso y no alcanzamos a disfrutarlo, cegados por la ambición y las ansias de productividad.

Cada uno encuentra el solaz a su modo, ya que es algo subjetivo. Puede hallarse mirando un amanecer, viajando, jugando con niños, paseando a la mascota, leyendo un libro, caminando por un parque, haciendo gimnasia, recostado en la arena de la playa o disfrutando de una amena compañía.

Sinónimos de solaz: Recreación, divertimento, esparcimiento, distracción, juego, pasatiempo y placer, entre otros.

Antónimos de solaz: Displacer, fastidio, aburrimiento, deber, obligación, etcétera.

Ejemplos de uso: “El anciano disfrutó del solaz de una tarde serena en el parque, en compañía de su pequeño nieto”, “Este hotel está provisto de toda clase de entretenimientos para que los turistas disfruten el solaz de unas vacaciones inolvidables”, “Junto a mi esposo, encuentro el solaz que me llena de calma y seguridad”, “El solaz que más disfruto es mirar tu radiante sonrisa”, "Me encantaría creer que tras la muerte se inicia un período de terno solaz" o “En el solaz que en el trabajo me brindan para almorzar, me relajo un poco del estrés de la jornada, aunque me gustaría que durara más tiempo”.