Concepto de índole

La palabra índole, procede del término latino “indŏles” y hace referencia a la condición especial, única, que naturalmente presenta cada individuo o grupo humano, que lo especifica y diferencia del universo considerado; o puede estar referido a las cosas, aludiendo a sus cualidades esenciales y particulares. Puede ser considerado el término, sinónimo de tipo o de clase.

En el primer caso, referido a personas, podemos dar los siguientes ejemplos: “La índole de tu personalidad es extrovertida y simpática, por eso tendrás una gran vida social” o “La índole violenta de este grupo de jóvenes les traerá graves complicaciones”.

Con respecto a las cosas, conocer su índole, nos da mayores precisiones y puede ayudarnos a enfocarnos mejor en el asunto, reduciendo su amplitud y circunscribiéndonos a su particular condición, a los efectos de que se trate, por ejemplo: “La índole de la reunión era social y lúdica, por ese motivo, mi primo estuvo fuera de lugar al plantear allí, sus problemas laborales, pues generó tensión, siendo difícil retomar el clima distendido que se había generado”, “Debes hacer un trabajo de investigación de índole social, así que debes enfocarte en la gravitación del tema a nivel interpersonal”, “El trabajo que realizo es de índole privada, ya que me los encargó una persona particular y no un organismo estatal”, “Lo que dice esta carta es de índole secreta, así que no revelaré a nadie su contenido” o “La índole de mi misión es investigativa, por lo que buscaré revelar todas las incógnitas que el caso presenta”.

Cuando se habla de asuntos de “toda índole” se comprenden allí, la universalidad de las cuestiones que puedan presentarse, por ejemplo: “Me dijeron que plantee en la reunión las problemáticas de toda índole que detecté en la empresa” o “Han ocurrido este año delitos de toda índole, que incluyen los que se han hecho contra la vida, la integridad, física, la propiedad, etcétera, aumentando exponencialmente la inseguridad de la región”.

Por el contrario, si se habla de “ninguna índole” se descarta cualquier tipo de cosa o asunto, por ejemplo: “No quiero que en el lugar de trabajo se comenten temas de ninguna índole, a excepción de los laborales” o “No hay evidencias de ninguna índole de haber sido éste, el lugar donde tuvieron secuestrada a la víctima”.

En Literatura, "Mala índole" es el título de un cuento del escritor español Javier Marías Franco, publicado en un volumen en 2012, habiendo ya sido publicado anteriormente, por entregas, en 1996, en el diario "EL País".