Concepto de cálculo

La palabra cálculo proviene del latín “calculus” y significa piedrita, aludiendo a las bolitas que en los ábacos se utilizan para realizar sumas o restas. Fueron muy conocidos los ábacos que se emplearon en la Antigua Roma. En la antigüedad se usaba el cálculo con piedritas para contar los animales que entraban y salían a pastar, colocando o sacando la piedrita correspondiente. Los sumerios usaron piedras (calculi) para contar sus producciones agrícolas. Los escribas egipcios tenían a su cargo el cálculo de la producción agrícola, del nivel del Nilo, de personas, de productos exportados, etcétera. Para sumar y multiplicar duplicaban un número conocido y lo dividían por dos.

Los romanos usaron el cálculo para medir la extensión de sus caminos. Mil pasos era una milla, y para medirla usaban una máquina que hacía girar una bandeja que contenía piedras, que caían una a una por un orificio cuya apertura se producía al transcurrir el tiempo que demoraban en realizarse esos mil pasos.

Si bien su uso es predominante en el campo matemático y contable, pues el cálculo implica operaciones matemáticas que permiten realizar cuentas, a partir de ciertos datos que conocemos, y a través de un proceso de razonamiento; también se utiliza en Medicina para denominar las piedrecillas que se forman en ciertos órganos del cuerpo, como la vesícula o en general en las vías biliares (colelitiasis) formadas generalmente por cristales de colesterol; o las glándulas salivales (contienen sales minerales de calcio) o en los riñones. Los cálculos renales, (son habitualmente piedras que contienen calcio que no se logró eliminar por la orina) y causa dolores muy fuertes.

En Computación se llama hoja de cálculo a un programa que contiene tablas, que posibilita que datos en números y en números y letras, puedan ser usados para realizar operaciones matemáticas complejas.

Ejemplos de uso: "Debo hacer el cálculo de cuántas personas asistirán a la fiesta y lo que probablemente coma y beba cada una, para encargar la comida y bebida y que no falte ni sobre demasiado", "La maestra le mandó de tarea a mi hijo un problema, que, para resolverlo, debe hacer numerosos cálculos, de sumar, restar, multiplicar y dividir", "El albañil ha hecho el cálculo de los materiales que necesito para construir mi nueva casa", "Hubo un error de cálculo y la pared se desplomó" o "Voy a visitar al médico porque creo que tengo cálculos en la vesícula".