Concepto de postimpresionismo

Los postimpresionistas son artistas de fines del siglo XIX y principios del siglo XX, que le dieron un enfoque particular e individualista al impresionismo, siguiendo con el uso de plasmar en pinceladas nítidas y coloridas la vida real, pero extendiendo sus límites, dándole a sus pinturas, mayor emotividad, subjetividad y expresión, y que fueron así llamados por el crítico de arte y también artista inglés, Roger Fry, que fue un gran admirador de este estilo.

Entre los postimpresionistas podemos citar a Paul Cézanne (1839-1906). Representó en especial a la naturaleza en forma simple, analítica y sólida, predominando la geometría en las formas, con la combinación adecuada de colores, otorgando un tono diferente a cada ángulo. Se lo considera antecesor del cubismo, siendo una de sus obras más representativas “Pinos y rocas”.

Georges Seurat (1859-1891) logró dar brillo a sus creaciones, por ejemplo en su cuadro “Un domingo en la isla de la Grande Jatte”, usando un método que el impresionista Monet ya había usado, pero no sistemáticamente: es el puntillismo, por el cual se coloca uno a lado del otro distintos puntos del espectro de colores, proporcionados, para dar a la distancia un efecto de suavidad que resultaba muy vistoso para el espectador. También combinó y armonizó las formas.

Otros pintores post impresionistas, fueron el holandés Vincent Van Gogh (1853-1890) que expresó en sus obras su propio espíritu atormentado, con colores puros y formas serpenteantes; y Paul Gauguin (1848-1903) con sus pinturas de islas y nativos que conoció navegando por el Océano Pacífico, como “Mujeres de Tahití” “Calvario bretón” o “Arearea”.