Concepto de sátira

Sátira reconoce su origen etimológico en el latín “satura” = “lleno o completo” y se aplica a cualquier género literario o artístico que tenga como objetivo la ridiculización, en general para lograr cambios sociales positivos a partir del humor y la ironía usados como denuncia, siendo una creación atribuible a los romanos según reconoce Quintiliano, que también les otorga una característica formal: el hexámetro, lo que la distingue de las de algunos autores griegos, como Aristófanes y Arquíloco.

Concepto de sátira

Son ejemplos de este género, los poetas Horacio (65 a. C – 8 a C) autor de los “Sermones” integrados por dieciocho sátiras, poesías de índole critica con la finalidad ética de lograr un equilibrio; y Juvenal (60-128) discípulo de Quintiliano que escribió dieciséis “Sátiras” donde critica ácidamente a la sociedad romana de su tiempo, en lo que hoy podría ser calificado como discriminación, ya que sus ataques se dirigieron especialmente contra las mujeres, los extranjeros y los homosexuales, atacando a la plebe y emperadores fallecidos. El escritor conservador Marco Terencio Varrón, combinó los versos con la prosa satírica, en lo que se conoce como sátira menipea, pues se basó para escribirlas en el escritor griego Menipo de Gádara, filósofo cínico. El filósofo Séneca (4 a c-65) usó la sátira para efectuar críticas al emperador romano Claudio en una obra que llamó “Apocolocyntosis”. El escritor Persio (34-62) a pesar de su muerte temprana efectuó en sus sátiras (en número de seis) una crítica moralista de ciertas pasiones, como la hipocresía y la avaricia.

En el siglo XVI podemos nombrar como representante del género satírico al escritor español Francisco de Quevedo (1580-1645) que dedicó gran parte de su obra a ridiculizar a Luis de Góngora.

En el cine, una gran obra satírica fue “El Gran Dictador” de Charles Chaplin estrenada en 1940 como denuncia a los totalitarismos.