Concepto de Ortografía

En Geometría, se denomina Ortografía, al alzado de una construcción u otro objeto, o sea, a su delineación. Puede ser degradada o en perspectiva; o geométrica, donde se realiza la proyección ortogonal en un plano vertical; u ortografía proyecta, que se trata de una perspectiva lineal.

Sin embargo, la acepción más utilizada, es como parte de la Gramática (del griego “orthos” que significa correcto y “grafía” que es escribir) que establece las reglas para que las palabras sean escritas con corrección, y además, el uso según reglas, de los signos de puntuación. La Ortología es la disciplina gramatical cuyo objeto es la correcta pronunciación de los signos lingüísticos.

Las reglas ortográficas se hacen necesarias, pues no existe un signo diferenciado para cada fonema. La Real Academia Española realizó un gran esfuerzo, en el siglo XVIII para ajustar el sistema fónico al ortográfico. Gracias a ello, el español es una de las lenguas que presenta menos dificultades ortográficas. Sin embargo, y a efectos de conservar el origen etimológico de las palabras, se ha perpetuado el uso de la h, o las diferencias entre b y v, que solo se registran al escribir y no en la lengua oral. Otro problema ortográfico frecuente es diferenciar cuando una palabra se escribe con "c" o con "s". Se escriben con "c", entre otros varios casos, los vocablos terminados en "cito/a, en "cillo/a" o "ecillo/a, salvo que se trte de términos que se deriven de otros, que terminen con "s", como en Dios, en donde el diminutivo se escribiría diosito. también se escriben con "c" los sufijos "cido", "cidio", y "cida", por ejemplo, en "vencido", "suicidio" y "homicida", respectivamente.

Entre las reglas ortográficas generales, podemos mencionar, que en general las palabras derivadas se escriben igual que las primitivas (vivir, sobrevivir, supervivir); que la g, colocada antes de la e o la i, requiere de una u intermedia, si queremos diferenciar su pronunciación de la j; que antes de p o de b, las palabras se escriben con m y no con n, etcétera. Por costumbres ortográficas heredadas, se emplea la mayúscula inicial. La k solo se utiliza en palabras extranjeras, que se han incorporado al idioma español. Con relación al uso de tildes, lo llevan las palabras que suenan con mayor intensidad en la última sílaba (agudas) si terminan en "n", en "s" o en vocal; y las que refuerzan su sonoridad en la anteúltima sílaba (graves) que no finlicen en las letras antes mencionadas para las agudas. En el caso de las palabras esdrújulas, que tienen mayor intensidad de pronunciación en la antepenúltilma sílaba, siempre llevan tilde.

las faltas de ortografía son cada vez más frecuentes en los jóvenes, y hasta en los adultos. El decreciente interés por la lectura, la falta de dictados en las escuelas, la baja motivación, el uso del celular para escribir, donde se lo hace de modo incorrecto, con abreviaturas que no se corresponden a las reglas, contribuyen a que vayan en aumento.

El escritor mexicano, Gabriel García Márquez (1927-2014) se manifestó, en 1997, en la 1º jornada del I Congreso Internacional de la Lengua Española, a favor de volver más simple la escritura, "jubilando la ortografía". No fue el único en proponerlo. Ya en el año 1826, se publicó un artículo en la ciudad de Londres, con el objetivo de simplificar la ortografía en los países americanos, de habla española. La idea era lograr la correspondencia entre fonemas y grafemas. Fue una propuesta del escritor venezolano Andrés Bello y del colombiano, Juan García del Río, siguiendo la idea del humanista Antonio Nebrija, quien en el año 1492, propuso escribir del mismo modo en que se pronuncia y viceversa, en su obra "Gramática castellana".

Buscar otro concepto