Concepto de construcción ciudadana

La construcción de la ciudadanía alude al proceso por el cual una persona que reviste o va a revestir la condición de ciudadano cuando obtenga la edad necesaria para ejercer plenamente sus derechos, va formando su personalidad individual y social en base a los valores que la comunidad que integra, considera valiosos y positivos para que una sociedad democrática se desarrolle en orden, en paz y en miras al progreso ético, material, tecnológico y científico.

Las familias y la escuela son los responsables más cercanos, dentro del Estado, de ir conformando en los niños y jóvenes una conciencia solidaria, reflexiva y crítica, para formar seres libres, autónomos y responsables.

Concepto de construcción ciudadana

Los ciudadanos, y en general los habitantes de un Estado democrático, sean nacionales o extranjeros, necesitan tener una conciencia clara de sus derechos y deberes, de los límites que tienen sus derechos y de que pertenecen a una comunidad con la que comparten un sentimiento de patria a la que deben respetar y honrar, especialmente en el cuidado del medio ambiente, de las posesiones públicas y privadas, y en compartir la pretensión de desarrollar su participación política, de modo responsable, en vistas al bien común.

La construcción de la ciudadanía aspira a construir una dirigencia política honesta, preparada cognitiva y éticamente para ocuparse de los asuntos públicos y un pueblo responsable capaz de votar a sus representantes de modo conciente y razonado; de respetar las normas legales que se dicten válidamente, y manifestarse pacíficamente contra aquellas que sean injustas. Un buen ciudadano debe involucrarse con los problemas de su comunidad aunque no lo afecten de modo directo, debe ser solidario, cooperativo, y trabajar y estudiar para su propio bien y para hacer del Estado que integra, un lugar digno de vivir.