Concepto de habitación

La palabra habitación proviene en su etimología del latín “habitatio” que alude al efecto de la acción de habitar y al lugar en que se habita o se mora. En general usamos habitación para designar el cuarto donde se pernocta, o lo que conocemos como dormitorio, aunque también son habitaciones cada uno de los compartimentos de la vivienda (comedor, living, cocina, baño, etcétera) separados por paredes, tabiques y generalmente, puertas. Por ejemplo: “esta habitación está destinada a que los niños hagan sus tareas” o “en tu habitación hace mucho frío”.

Concepto de habitación

El derecho de habitación, jurídicamente, es un derecho real sobre cosa inmueble ajena, con destino a vivienda, que permite a quien ha obtenido su titularidad, usar del derecho a residir allí, personalmente y con su familia. En el Derecho Romano era una servidumbre personal, que incluso permitía arrendar la vivienda a terceros, y era gratuito.

El Código Civil argentino establece que la habitación es un derecho real que se constituye por acuerdo de partes, pudiendo surgir de un acto a título oneroso (como cuando alguien vende una propiedad y se reserva su uso, o cuando directamente se vende el derecho de habitación) o gratuito. También puede ser objeto de imposición testamentaria o adquirirse por prescripción, pero no por mandato legal. Es un derecho de uso limitado, ya que se circunscribe a las necesidades del habitador y su familia, y debe estar de acuerdo a su condición social. Por lo tanto no podrá instalarse en ese lugar un comercio o una oficina. De acuerdo al espacio que ocupe en la vivienda, debe el habitador contribuir con los gastos impositivos y de mantenimiento del inmueble.