Concepto de apoplejía

La palabra apoplejía deriva del idioma griego, de “apoplixia” con el significado de pérdida de sentido o de ataque que produce inmovilidad, o de "apóplexin", con el significado de súbito o repentino, ya usado el término por Hipócrates, padre de la medicina (460 a 370 a. C). De allí pasó al latín como “apoplexia” que quiere decir, parálisis.

San Isidoro de Sevilla, en su libro “Etimologías”, de mediados del siglo VII, nos dice que apoplejía, con el significado de golpe mortal, es una efusión sanguínea, que de modo súbito provoca la muerte de la persona por sofocación, cayendo repentinamente.

Se trata la apoplejía entonces, de una patología médica, donde el cerebro suspende su accionar de modo completo e inesperado.

Esta hemorragia que sucede en el cerebro (ACV o accidente cerebrovascular hemorrágico o encefalorragia) ocurre porque un vaso sanguíneo se rompe en el encéfalo (zona superior y de mayor importancia del sistema nervioso).

Las causas de dicha ruptura pueden ser por aumento de la presión arterial por encima de140 milímetros de mercurio, en la máxima, siendo la mínima igual o mayor a 90 milímetros de mercurio, o en la minoría de casos, por un aneurisma ubicado en el cerebro.

Sucede en general mientras la persona está despierta, y en quienes tienen más de 50 años, especialmente varones con exceso de peso. Los antecedentes familiares también deben ser tenidos en cuenta como causas. El exceso de ejercicios, de alcohol o el stress pueden ser desencadenantes.

Es la tercera causa de mortalidad en países desarrollados, pudiendo producir en caso de no ser mortal, graves discapacidades de tipo neurológico. El paciente puede desmayarse enseguida, o perder la conciencia tras un par de horas de vértigos, atontamiento y confusión.