Concepto de destilación

La destilación consiste en separar por obra del calor una sustancia volátil de otras más fijas. Luego de calentarla se enfría el vapor, para reducirlo otra vez al estado líquido. Esto se conoce como destilación simple, donde la solución está integrada por una o más sustancias sólidas disueltas en un líquido. Ejemplo, sal disuelta en agua.

Se utiliza un aparato denominado alambique, compuesto de un balón de destilación, donde se coloca la solución. Luego se calienta hasta que hierve. El vapor sube por el cuello del balón, y allí se encuentra con el refrigerante. El tubo central, está rodeado externamente por una zona donde circula agua fría en dirección contraria a los vapores. Éstos son enfriados por el agua y se condensan pasando al estado líquido, obteniéndose agua pura destilada. Las sales quedan en el balón pues no se evaporan.

Si la solución está integrada por dos líquidos, y el punto de ebullición de los líquidos que forman la solución, es diferente, se utiliza el método de destilación fraccionada, con una columna de fraccionamiento, que consta de diferentes platos, pues ambos líquidos se evaporarán, produciéndose un intercambio de masa, pues los líquidos con inferior punto de ebullición pasan al estado de vapor, y los vapores que corresponden a las sustancias con superior punto de ebullición transitan hacia al estado líquido, permitiendo recoger los diferentes productos de la condensación a sus temperaturas respectivas de licuación. Este método se usa para separar los compuestos del petróleo o fabricar whisky.

La destilación a baja presión o en vacío se usa para las sustancias que hierven a la presión atmosférica.