Concepto de licor

El vocablo licor, reconoce su origen en la lengua latina. Procede de “liquoris”, que alude a un producto líquido.

Se conoce como licor a cualquier sustancia líquida, de color brillante, principalmente las utilizadas en farmacología, empleadas con fines medicinales desde la antigüedad, y que fueron comunes en el medioevo, especialmente valoradas por los alquimistas, Los licores, fueron conocidos en ese momento como elixires, y servían para curar enfermedades del cuerpo y del alma, y como afrodisíacos.

Sin embargo, donde más se emplea la palabra licor, es para nombrar a una bebida alcohólica, espiritosa, obtenida por destilación de agentes aromáticos, infusión de maderas, flores yo frutas, maceración o mezcla de sustancias, y de alta graduación, desde los 20º pudiendo en ciertos casos ser mayor a los 50º centesimales, sin fermentación.

Se elabora con esencias vegetales o extractos, alcohol y esencias aromáticas; y su sabor es dulce, con una composición de 25 a 30% de alcohol y de 22 a 30% de azúcar; aunque hay licores secos, que son los tienen entre un 20 y 25% de alcohol y de 12 a 20% de azúcar. Los que tienen menor cantidad de azúcar, se denominan extra secos. La crema de licor tiene más azúcar y alcohol que los licores dulces.

La destilación puede hacerse de todos los ingredientes juntos, y después se endulza y se la da color, o puede hacerse una destilación base, y luego se le agregan las hiervas o frutas.

Los licores macerados, se obtienen sumergiendo en agua ardiente las frutas o las hierbas y se endulzan, ya sea con azúcar, miel o sacarosa, en una proporción mayor a 100 gramos/litro.

Algunos licores son de una sola fruta o hierva, así tenemos por ejemplo licor de mandarina, de pomelo, de limón, de café, de chocolate, etcétera, conocidos como licores simples; mientras que otros son combinaciones de sabores (licores mixtos).

Entre algunos licores con nombre propio, podemos nombrar al amaretto, que es un licor de almendras; el licor de café, Tía María, que consta de especies jamaiquinas y ron y el Benedictine, preparado a partir de macerar hierbas, raíces y cortezas en aguardiente de vino.

Los licores son utilizados comúnmente como aperitivo o en la sobre mesa. El lugar destinado a la venta de licores se conoce como licorería.

Ejemplos de uso: “Me gusta mucho el licor de café, y siempre comparto uno con mi esposa después de la cena” o “Debes servir el licor en la copita apropiada, pequeña y de pie corto”.