Concepto de disolución

Con la palabra disolución podemos referirnos a lo que se desintegra o destruye, como cuando hablamos de disolución del matrimonio, ya sea por muerte de uno o ambos cónyuges o por divorcio; de disolución de las sociedades en general; o de la disolución de la sociedad conyugal en particular, cuando acaba el matrimonio.

En Química se habla de disolución, en el caso de que una sustancia, en estado sólido, líquido o gaseoso (soluto) se disuelva, desapareciendo su masa dentro de otra (disolvente) que en general será la más cuantiosa, y se conforme una mezcla homogénea, estable y uniforme, imposible de separar por filtración. Ejemplos: de disolución de sólidos en líquidos, el azúcar, la sal o el café disueltos en agua. De sólidos en sólidos, el zinc en el estaño. De líquidos en sólidos, las amalgamas. De gases en sustancias líquidas, el oxígeno en agua. De líquidos en líquidos el agua y el alcohol. La niebla es un ejemplo de disolución de un líquido en gas.

Cuando el soluto se encuentra en ínfima proporción se habla de disolución diluida; si es mucha su cantidad es una disolución concentrada; y cuando soluto y solvente se encuentran en proporción equilibrada, donde ya el solvente no acepta más soluto, es una disolución saturada.

Se utiliza como método de separación de dos fases sólidas, si solo una de ellas es susceptible de disolverse en un solvente.

En Mecánica automotor, una disolución es una mezcla de caucho y benzol sin vulcanizar y de consistencia viscosa, que se utiliza para reparar neumáticos.

En Geología se llama disolución a la erosión química que se produce en los terrenos solubles.

También se aplica el término a las costumbres relajadas, alejadas de los usos considerados tradicionalmente como correctos, para una vida social saludable.