Concepto de evolucionismo

Evolucionar proviene del vocablo latino “evolutionis” que a su vez proviene del verbo “envolvere”, compuesto por “ex” que implica sacar algo al exterior y “volvere” = rodar, por lo tanto es sacar afuera algo que existía latente.

A su vez, “ismo” es un sufijo griego usado para designar posturas o ideas; por ello, evolucionismo designa una doctrina, que en el campo de las ciencias naturales afirma que la vida se fue formando por evolución o derivación de las formas menos evolucionadas o más simples a las mayores y más complejas, existiendo al principio sola pocas especies de las que el resto serían derivaciones surgidas como consecuencia de la necesidad de adaptación. Esta teoría fue desplegada magistralmente por Darwin en su teoría de la evolución de las especies.

Sin embargo el concepto de evolución se aplica en otros ámbitos, como sucede con la evolución cultural, que muestra como los productos de la cultura (todos o algunos) fueron cambiando con el transcurso del tiempo, por ejemplo tal cosa ocurrió con el paso del politeísmo al monoteísmo, o de religiosidad al laicismo.

En tanto, el evolucionismo social, tomó posturas del evolucionismo biológico de Darwin y del sociólogo británico Herbert Spencer, para tratar de explicar que las sociedades que no era europeas no estaban evolucionados, o sea, no eran civilizados, pues sus pautas de conducta, su organización política y su religión diferían de lo que para los europeos era lo verdadero (monogamia, cristianismo, entre otros valores) postura que intentó justificar el sometimiento de los aborígenes americanos y la esclavitud de la población negra africana, entre los siglos XV y XIX.