Concepto de genes

Los genes, palabra que del griego significan engendrar, son corpúsculos submicroscópicos, ordenados en forma fija, que se hallan en los cromosomas, en el núcleo de la célula (el lugar donde se ubican se denomina locus) a lo largo de las dos cromátidas, y tienen la función de transmitir los caracteres hereditarios.

Cada gen es un código que le informa a la célula como debe elaborar ciertas proteínas o en qué momento activar o desactivar otros genes.

Están compuestos por ácidos nucleicos, en secuencia lineal de nucleótidos (compuestos de una hélice doble que se integran con una base nitrogenada, pentosa y ácido fosfórico) de ADN (ácido desoxirribonucleico) o ARN (ácido ribonucleico) que es una única cadena que facilita la conversión de los genes a proteínas.

El conjunto de los genes de una especie conforma el genoma, asñi hablamos por ejemplo del genoma humano o del genoma bacteriano. Los seres humanos poseemos treinta y cinco mil genes. Los genes son potencialmente mutables. Las variaciones de un gen reciben el nombre de alelos. Cada uno tiene dos alelos: uno heredado por vía del padre y otro por la madre.

Gracias a los genes cada individuo adquiere por transmisión hereditaria ciertos rasgos que lo diferencian de los demás, como el color de ojos, de piel o de cabello.

Estos genes fueron estudiados por Gregor mendel (1822-1884) quien elaboró las leyes de la herencia, considerándolos mutables y recombinables, distinguiendo entre genes dominantes y genes recesivos, aunque a él no se debe el nombre de genes, pues los llamó factores hereditarios. La palabra genes fue introducida Wilhelm Ludwig Johannsen, botánico danés, en 1909.