Concepto de recesivo

La palabra recesivo, es un adjetivo calificativo, que procede en su etimología del vocabo alemán "recessiv" el que a su vez se originó en el latín, "recessus", que es el participi pasado del verbo recedĕre, que se traduce como "retroceder".

Se manifiesta fundamentalmente en el ámbito económico y en el biológico:

En materia económica tiene una calificación negativa, y se aplica a aquello que produce un retraso o disminución en el ritmo de crecimiento de la economía, ya sea en las áreas laborales, productivas, comerciales o industriales. La recesión económica implica que un Estado baja su producto bruto interno (PBI) durante períodos que oscilan entre seis meses a un año. En épocas de recesión disminuye la demanda de mano de obra, el consumo, caen las inversiones y disminuye el crédito, aumenta la tasa de interés y baja la tasa de inflación. Se necesita una inyección de confianza e impulso para reactivar el mercado y evitar que se transforme en un círculo vicioso.Tradicionalmente, se ha diferenciado la recesión de la depresión económica, que se fundaba en la magnitud y en la duración en el tiempo. La depresión según esta teoría sobreviene cuando la recesión es tal que alcanza a superar el 10 % en la caída del PIB real o cuando su duración es mayor a un trienio, como el caso de la Gran Depresión de 1929.

En Biología se aplica fundamentalmente a la genética, para referirse a aquellos caracteres hereditarios no exteriorizados en el fenotipo (rasgos observables en un individuo) pero que se mantienen latentes o pendientes, pudiendo aparecer en algún miembro de su descendencia. Lo contrario son los genes dominantes que son los que se observan, pues poseen más fuerza para imponerse. Los recesivos se expresan si ambos alelos, que son los que originan el rasgo, son recesivos y no hay dominante. De cada gen se heredan dos versiones, que son los alelos y para que el rasgo se exprese, deben estar presentes ambos alelos. En el dominante con que esté presente uno, ya basta para manifestarse. Por ejemplo, el color de los ojos, es dependiente de varios genes, y dependerá de cómo se combinen los alelos.

Existen también enfermedades recesivas, de origen genético, donde uno de los genes heredado es anormal y el otro normal, y no se observa la enfermedad en esa descendencia, como por ejemplo el albinismo, la talasemia o la fibrosis quística. No se manifiestan en todas las generaciones, sino cuando el nuevo ser, recibe de ambos padres esa información defectuosa (homocigoto).

Buscar otro concepto