Concepto de ósculo

Ósculo es una palabra que reconoce su origen etimológico en el latín “osculum” de donde “os” es boca y “culum” un sufijo diminutivo. Su significado es beso, saludo afectivo que se hace acariciando con los labios; los labios, manos, mejilla o frente de otra persona, dependiendo de la relación que lo une a ella, como muestra de cariño, amor, o simplemente saludo de encuentro o despedida. En muchas partes del mundo como en Italia, España y Brasil, se acostumbra a dar dos besos, uno en cada mejilla para saludar a un conocido o al hacer una presentación. En Rusia se usan tres besos por lo menos. El beso de los esquimales se practica tocándose las narices. Por razones de índole religioso o cultural los ósculos están prohibidos en público en ciertos países, especialmente si son demostraciones de amor erótico, como el caso de los países musulmanes. En Nigeria es considerada una conducta delictiva. En Japón es una práctica muy infrecuente, lo mismo que en China.

En los cuentos infantiles tradcionales, los besos de enamorados eran frecuentes, y tenían efectos mágicos, como el caso de Blancanieves, que resucita con un beso. En la actualidad se considera discutible que ese ósculo represente un verdadero lazo de amor, si fue dado sin consentimiento de Blancanieves.

Puede en ocasiones, besarse un objeto que representa algo querido, como por ejemplo una foto, o alguna pertenencia de quien no está físicamente presente: "Besó la foto de su madre muerta, y los recuerdos dulces afloraron en su mente" o "Besaría el suelo por donde pasas y se posan tus amados pies".

En la religión cristiana se conoce como ósculo santo el beso que se dan entre sí quienes comparten la misma fe, cristiana, hermanándose en la creencia en Cristo, y practicándose entre personas del mismo sexo, siendo un beso puro, espiritual, y alejado totalmente de connotaciones mundanas. Fue muy usual en la iglesia primitiva, y la costumbre aún subsiste, solo obviada por cuestiones sanitarias, como el caso de epidemias o pandemias.

El beso de Judas se convirtió en el símbolo de la traición hacia Cristo, pues lo utilizó parta identificarlo ante sus perseguidores, lo que acarrearía su muerte y posterior resurrección.

Los ósculos o besos no son privativos de la humanidad sino que otros animales como los perros, los monos o los gatos también se besan entre ellos, o besan a otros animales o personas, usando sus lenguas, como demostración de cariño.

En Zoología el vocablo ósculo se usa para hacer referencia al orificio por el que expulsan agua las esponjas marinas.

Buscar otro concepto