Concepto de ególatra

La palabra ególatra proviene del latín “ego” que significa yo, y de “latría” que permite traducirse como adoración o culto, pudiendo entonces, definirse a un ególatra como aquella persona que se adora a sí misma. Puede decirse también que es egocéntrico, pues se siente el centro del universo privilegiando sus gustos y necesidades por encima de todo y de todos, desestimando las cualidades y necesidades del prójimo. Es lo contrario a un ser dadivoso, generoso, altruista y considerado con sus semejantes. En general produce un sentimiento negativo, de rechazo, pues se muestra egoísta, incomprensivo y soberbio. El ególotra no soporta que exista alguien que sienta como competencia en alguna virtud.

Se dice también que son narcisistas, aludiendo a Narciso, personaje de la mitología griega, que era un joven sumamente apuesto y vanidoso, que despreció a la ninfa Eco, que lo amaba, por tener el defecto de repetir las últimas palabras de lo que decía, por haber recibido un castigo de la diosa Hera. Eco murió de pena, y Némesis, diosa de la venganza, castigó a Narciso, no permitiéndole enamorarse más que de sí mismo. Esto trajo como consecuencia, que al admirar su propia imagen reflejada en las aguas del río Estigia, se acercó tanto, que se ahogó.

Si bien la autoestima es la valoración positiva de uno mismo, y altamente satisfactoria para la persona que la siente y para los demás, pues para querer al prójimo es indispensable quererse primero; el extremo de colocarse en un lugar prioritario sin consideración y en menoscabo de otros, hace que se convierta en un disvalor, y en una forma de personalidad desagradable socialmente, que se volverá en contra y transformará al ególatra en un ser solitario, triste e inseguro, características que tratará de ocultar con más soberbia, haciéndose un círculo vicioso.

Las personalidades ególatras han existido siempre, y son claro ejemplo de ello, aquellos que no escatimaron recursos, por crueles que fueran para enaltecerse, como el caso del empreador romano Nerón, Napoleón Bonaparte o Adolf Hitler, solo por dar algunos pocos ejemplos; pero actualmente, el individualismo que caracteriza a nuestra sociedad ha profundizado y extendido el problema, ya que la suma de seres ególatras atenta contra el ideal de un mundo solidario y justo.

El psiquiatra Guillermo Rendueles Olmedo, nacido en Gijón, en 1948, escribió un libro llamado “Egolatría” en el año 2005, donde plantea este tema del egoísmo y ausencia del hombre posmoderno, impulsado solo por el deseo, relacionándolo con el trastorno de personalidad múltiple.

Buscar otro concepto