Concepto de hidrógeno

Proveniente en su etimología del griego, de donde pasó al latín como “hydrogenium”, de donde “hidro” es agua y “genium” significa generar, la palabra hidrógeno designa un elemento químico, el más ligero, inflamable, y a temperatura ambiente, inodoro, incoloro, y gaseoso, y el que más abunda en la naturaleza, simbólicamente representado con una H, siendo 1 su número atómico.

Es el primero que figura en la Tabla Periódica. Su nombre le fue impuesto por Lavoiser por tener la propiedad de arder cuando hay oxígeno, formando agua al combinarse con ese otro elemento, y de esta forma lo hallamos muy abundantemente en la superficie terrestre, pero no tanto en la atmósfera, por su escasa masa molecular.

Los compuestos que integra el hidrógeno se denominan hidruros, formando minerales, ácidos y bases. El Sol está compuesto en su mayor parte por hidrógeno. Solamente es reactivo a temperaturas altas. La luz que emana de las estrellas al igual que su energía es provocada por la fusión de átomos de hidrógeno que originan el helio, liberando en el proceso mucha energía.

El hidrógeno es mucho más liviano que el aire (catorce veces). Su masa atómica es de 1,00797 g/mol. Posee un electrón y un protón. Es muy poco denso, fácil de difundir y conduce bien el calor y la electricidad. Dos volúmenes de hidrógeno y uno de oxígeno provocan una explosión.

Se obtiene de forma económica, haciendo pasar vapor de agua por sobre carbón de coque al rojo, o sobre hierro al rojo. Como subproducto es separado en las refinerías de petróleo. Por descomposición del agua se lo obtiene por electrólisis.