Concepto de onicomicosis

La onicomicosis es un neologismo que procede del griego “onykhomycosis”, palabra formada por “onykho” = “uña”, por “myk” = “hongo”, y por el sufijo “osis” que indica un proceso patológico.

La onicomicosis o tiña de las uñas, en Dermatología, nombra una infección de las uñas, en manos y sobre todo en pies, producida por hongos.

No es una enfermedad grave, pero si es antiestética, ya que las uñas aparecen amarillentas, gruesas, deformadas, levantadas y quebradizas, y adquieren un olor desagradable. Es una patología contagiosa, por lo cual si se padece este problema, usar toallas y tijeras de corte, de forma personal.

Concepto de onicomicosis

Se recomienda lavar las manos con frecuencia, y los pies en forma diaria y luego de la actividad física, secándolos bien y cepillando las uñas, que deben estar cortas. Las medias deben ser de algodón y limpias.

Los hongos que las causan con mayor probabilidad son los dermatofitos, aunque también pueden ocasionarla los mohos no dermatofitos y las levaduras. La humedad contribuye a la proliferación de los hongos, por lo cual calzados muy apretados y cerrados pueden ser un óptimo “caldo de cultivo”. Los diabéticos, los que tienen las defensas bajas por estrés o alimentación deficiente, y quienes padecen de trastornos circulatorios son más propensos a la onicomicosis. Las piletas públicas son un lugar donde el contagio sucede con frecuencia, lo mismo que cuando se toman duchas luego de asistir a los gimnasios.

Si bien hay tratamientos naturales (por ejemplo untar la zona afectada con la mezcla de aceite de árbol de té, de tomillo y de oliva, o con vinagre de manzana) una cura más efectiva y rápida es con antifúngicos, siendo recomendable la consulta a un profesional.