Concepto de psicosis

La psicosis es un desorden mental grave que desconecta al individuo psicótico de la realidad, pudiendo poseer un pensamiento desorganizado, sentir miedos infundados, confusión, excitación, depresión, cambiar su personalidad y sufrir en ciertos casos, delirios o alucinaciones, sin que el sujeto tome conciencia de su situación anormal.

Todo esto le impide tener un comportamiento adaptado a las exigencias sociales; familiares, laborales, estudiantiles, y en general, todo lo que implique vida de relación. No debe considerarse psicosis a distorsiones de la realidad, mínimas.

Fue recién con el desarrollo del pensamiento iluminista (siglo XVIII) que la psicosis fue tomada como enfermedad diferenciada de la neurosis y sometida a tratamiento médico, pero bajo aislamiento, siendo hasta entonces considerado el psicótico como un poseído.

Hay varios tipos de psicosis, de origen orgánico o funcional, siendo los principales la esquizofrenia con sus variedades, la epilepsia, el trastorno bipolar, las producidas por ingerir sustancias como drogas o alcohol, y otras de origen inespecífico. Pueden ser también producidas por tumores en el cerebro.

El diagnóstico y tratamiento de esta enfermedad debe estar a cargo de profesionales médicos especializados pues es fácil confundirla con otros trastornos de la mente. Se medica con antipsicóticos y terapia psicológica. En caso de ser su causa la ingestión de sustancias, debe hacerse un tratamiento para que el sujeto deje de consumirlas. Sin tratamiento adecuado, estas personas pueden resultar peligrosas para sí mismas, o para los demás.

La recuperación de una persona depende del trastorno específico. El tratamiento prolongado puede controlar muchos de los síntomas.