Concepto de pubertad

Según su etimología proviene de la palabra latina “pubere” cuya traducción sería “pubis con vello” y es una etapa de la vida, entre la niñez y el desarrollo sexual pleno, lo que ocurre aproximadamente entre los 11 años y los 14 o 15 años. Su comienzo coincide con la adolescencia, aunque ésta es más prolongada, pues se extiende hasta la edad adulta, donde las hormonas, pituitaria y gonadotrópica, con su estimulación, provocan cambios psicofísicos, que transforman al niño poco a poco en un futuro adulto.

La hormona responsable en la mujer del crecimiento mamario y uterino es un estrógeno llamado estradiol. Una manifestación típica de que el cuerpo femenino se ha transformado, es la aparición de la menstruación.

Crecen los órganos sexuales, aparece la capacidad reproductiva, se alargan las extremidades, produciendo un aumento de talla, lo que se observará primero en las niñas, pero que luego, aunque el crecimiento del varón sea más tardío, las superará en general en altura. Si bien hay en este período aumento de peso por el crecimiento óseo y muscular, “el gran estirón” los hace aparecer con siluetas alargadas, y desgarbadas.

Las glándulas sudoríparas y sebáceas también se desarrollan trayendo el problema de un fuerte aroma característico en su sudoración, que se hace más intensa.

En este período comienza la búsqueda de modelos, la competencia, la auto crítica que suele ser muy destructiva, al no aceptar los cambios corporales que en muchos casos les provocan sensación de vergüenza, y se empieza a definir la orientación sexual. Es una ruptura con los juegos infantiles, con la despreocupación propia de la niñez, lo que suele ir acompañado de angustias, lo que requiere mucha comprensión por parte de los adultos.