Concepto de paz

Del latín “Pax” significa resolver mediante acuerdo. Puede referirse a la paz dentro de una comunidad, familiar, religiosa o estatal, donde se vive en armonía y tranquilidad, solucionando los conflictos con el diálogo y la comprensión; puede referirse a la paz interior donde la persona se halla en plenitud sin cuestionamientos, y con una actitud positiva hacia sí misma y a su entorno.

La expresión hebrea “Shalom” como saludo, significa paz, como deseo de plenitud espiritual. Los árabes saludan con una palabra similar “Shalam”, deseándose paz.

Dejar a alguien en paz, significa no molestarlo. Desear al alma de los muertos un descanso en paz, es augurarle un reposo tranquilo en su última morada.

Los tratados de paz, se firman para llegar a un entendimiento entre naciones, y poner fin a un conflicto bélico o estado de guerra. Algunos lo resuelven en forma definitiva, y otros resultan infructuosos, como el Tratado de Versalles, que se firmó tras la Primera Guerra Mundial, pero no fue capaz de impedir la Segunda.

La paloma es el símbolo de la paz, transportando en su pico una rama de olivo. Si está volando, es una mensajera en busca de la paz. Si está quieta, es el deseo de conservar la paz que ya se posee.

Entre los derechos de tercera generación, reconocidos a partir del siglo XX, o derechos de los pueblos, se halla enumerado el derecho a la paz, como la facultad de los pueblos de vivir sin guerras ni hostilidades, desarrollando su vida en un ambiente tranquilo.

La paz no significa eliminar el conflicto, que siempre existe y es normal en las relaciones humanas, sino encauzarlo sin violencia, hablando, discutiendo, exponiendo argumentos y escuchando posiciones diferentes.

La pax romana

Se conoce con el nombre de “pax romana” al período que corresponde al reinado del emperador Augusto, que controló las legiones, aseguró la paz interior y ordenó económica y administrativamente el imperio. Mientras tanto, se continuaba combatiendo fuera de los límites imperiales, terminándose la conquista de España y asegurándose los límites del Danubio y del Rhin.

Kant y la paz

El filósofo Immanuel Kant (1724-1804) escribió una obra política en el año 1795, a la que tituló "Sobre la paz perpétua", donde intenta hallar estrategias para lograr la paz en cada uno de los Estados del mundo y a nivel global. Aconseja entre otras medidas, la eliminación de los ejércitos permanentes; la no injerencia de un Estado en los asuntos de otro, empleando la fuerza; la nulidad de tratados secretos de paz donde se reserva la posibilidad de guerras futuras; la no cesión de Estados independientes a otros, etcétera.