Concepto de abyecto

Abyecto es un calificativo despectivo que alude a algo vil, ruin y despreciable. Su etimología nos lleva hasta el latín donde “abiectus”, participio pasado del verbo “abiicĕre” tenía ese mismo significado peyorativo, ya que se compone del prefijo de separación “ab” y de “lacere” verbo que significa “lanzar”, lo que indica que lo abyecto es lo que queremos lanzar o arrojar bien lejos de nosotros, por sus notas distintivas rechazables.

Se aplica a múltiples cosas, sujetos y situaciones que merezcan ser tildadas de inmorales, despreciables o reprochables, por ejemplo: “Muchas leyes de la antigüedad eran abyectas, por ejemplo las que permitían a los amos disponer de la vida y los derechos fundamentales de sus esclavos”, “El terrorismo de Estado debe ser repudiado por las consecuencias abyectas que produce en la comunidad, donde siembran el temor y el crimen legalizado”, “No dejes que tu hijo maltrate a los animales, ya que es una conducta abyecta desde cualquier punto de vista”, “La Alemania nazi creó un modelo de Estado abyecto, donde el concepto de bien común alcanzaba a unos pocos” o “Los padres que ejercen violencia sobre sus hijos, les crean irreparables heridas, siendo seres abyectos para la sociedad”.

Concepto de abyecto

En cuanto a las leyes, si éstas son injustas o abyectas, el jurista romano Cicerón decía que no debían cumplirse ya que no eran verdaderamente leyes, aún cuando formalmente se haya seguido el proceso previsto para su sanción. Igual idea sostuvo San Agustín, quien las tildó de violentas, y es la postura sustentada por los defensores del derecho natural en oposición a los positivistas.