Concepto de apreciación

La palabra apreciación, es el resultado de la acción de apreciar, vocablo proveniente del latín “appretiāre”, y cuyo significado es valorar, colocar un precio comercial o emocional a determinados hechos o circunstancias, cosas o personas.

Cuando le decimos a alguien “te aprecio mucho” le estamos informando que para nosotros es una persona muy importante, que goza de nuestra estima y nuestra amistad, que sus acciones son elogiables, etcétera. Puede ser objeto de apreciación además de la persona en sí misma, ciertos aspectos de su personalidad o de su actuación: “aprecio tu forma de expresarte, tan delicada y cordial” o “aprecio como realizas tu trabajo, siempre bien predispuesto y responsable”.

Cuando decimos “según mi apreciación de los hechos” estamos dando nuestro punto de vista personal sobre lo que sucedió, haciendo una valoración subjetiva, que puede incluir si fue o no importante, si fue lícito o no, etcétera. Algo similar sucede cuando “apreciamos” una obra artística (pintura, escultura, composición musical) una película o un texto literario. Cuando efectuamos una crítica positiva o negativa de los mismos estamos valorando la obra y por lo tanto la sujetamos a nuestra apreciación.

A nivel económico se llama apreciación al aumento en la cotización de una moneda en el mercado. Si baja su valor decimos que esa moneda está depreciada, y se afecta su valor cambiario, en relación por ejemplo, al dólar. En el comercio, las cosas se venden por un precio, fijado en general por la ley de la oferta y la demanda. Este precio que se les fija a las cosas para comercializarlas, se llama apreciación en dinero.