Concepto de arma

Un arma es un instrumento agresivo y defensivo, que aumenta la fuerza física de una persona. El hombre prehistórico utilizó palos afilados y piedras como armas, sobre todo para defenderse y cazar animales, siendo las primeras armas elaboradas, las hachas de piedra. La guerra implica un elevado costo en material bélico o armamento militar.

El hombre a diferencia de algunos animales como tigres o leones no posee ni dientes afilados ni garras, y por ello gracias a su capacidad creativo pudo suplir tales falencias, de carencia de armas naturales, incorporando otros medios de ataque y defensa de tipo artificial y cultural, a su escasa fuerza innata (comparada con grandes animales feroces).

Las armas fueron evolucionando hasta la actualidad, aumentando su poder destructivo, y la zona de influencia.

Las armas se clasifican en:

Armas blancas: Son aquellas que poseen bordes filosos o son puntiagudas, para permitir cortar, atravesando la piel del oponente o presa. Algunas son cortas como la navaja o el cuchillo, o largas, como espadas y sables. Necesitan del contacto cuerpo a cuerpo pues, aunque pueden ser arrojadas, al hacerlo, carecen en ciertos casos de fuerza y precisión, que va decreciendo con la distancia.

Armas de fuego: Son las que lanzan proyectiles y son capaces de conservar su efectividad a mayores distancias, como los revólveres, escopetas, ametralladoras, etcétera.

Armas contundentes: Provocan el daño por impacto, por ejemplo una boleadora.

Armas químicas: Aprovechan para ocasionar el daño, la toxicidad de ciertas sustancias.

Armas nucleares: utilizan la energía nuclear para maximizar el efecto explosivo. Por ejemplo, las bombas atómicas.

Por extensión se denomina arma a todo lo que se usa como medio para conseguir cosas, por ejemplo, “Su mejor arma es su simpatía”.