Concepto de aztecas

Los españoles llamaron aztecas a una civilización precolombina, la de los mexicas, que se había instalado en el siglo XIII en la zona de los lagos centrales del valle de México, al declinar el poder tolteca, de los que eran parientes. Conformaron un imperio, sometiendo a otros pueblos que debieron pagarles tributo, erigiendo como su capital a Tenochtitlán (lugar de la Luna) fundada en el año 1325, en una isla del lago Texcoco.

Hablaban la lengua nahuatl y eran politeístas. Ofrecían a sus dioses sacrificios humanos, donde se le extraía a las víctimas, el corazón.

El gobierno era ejercido en cada grupo o calpulli, veinte en total, por una especie de rey vitalicio llamado tlatoani, cargo compartido con el cihuacoatl. Eran asesorados por un Consejo de Ancianos.

La sociedad tenía jerarquías. Había una clase privilegiada que conformaban los pipiltin (nobles, dirigentes, sacerdotes, militares) que eran poseedores de tierras y no pagaban impuestos. El resto de la población (comerciantes, artesanos y campesinos) eran los macehualtin, que pagaban tributos y debían prestar servicios en la construcción de obras públicas. Había esclavitud por deudas.

Su economía era fundamentalmente agrícola y practicaban el comercio en forma de trueque. También fueron hábiles pescadores, artesanos y criadores de animales.

Usaron varias técnicas de cultivos como las terrazas, al igual que los incas; la técnica de roza (quema del terreno para usar las cenizas de abono) y la técnica de chinampas (balsas sobre las aguas, para aprovechar la humedad y cultivar sobre ellas).

El Dios supremo de entre sus muchas divinidades era Quetzalcoatl (serpiente emplumada) que era el dios de los vientos.