Concepto de basílica

Originada en un término griego, βασιλική (basiliké) de donde pasó al latín, la palabra basílica se deriva de “rey”, pues los griegos antiguos llamaban basílica a un recinto de formato rectangular ubicado en los palacios reales orientales, donde se ubicaba el trono y allí rey otorgaba las audiencias.

Los romanos copiaron este modelo pero para hacer edificios públicos con fines judiciales, sociales y comerciales. Ya a partir del siglo III antes de cristo pueden observarse basílicas en el foro romano, las que fueron evolucionando en su arquitectura, hasta dotarlas de enormes bóvedas. Un ejemplo es la Basílica de Majencio, mandada a construir por el emperador Majencio en el año 306, compuesta de una nave central de 35 metros de altura, a la que se le sumaban dos laterales de 32 metros cada una. Se terminó durante el reinado del emperador Constantino en el año 312, y en su honor se destacaba en su interior, una estatua de dicho emperador, hecha con bronce y mármol.

Concepto de basílica

Fallecido el apóstol San Pedro en el año 61, el emperador Constantino, que miraba con buenos ojos a la nueva fe, mandó construir una basílica sobre su tumba en el año 319. Entre los años 440 y 461, el papa León el Grande, usó mosaicos y frescos como decoración de la fachada. Sin embargo luego la basílica se deterioró, y entonces el papa Nicolás V en el siglo XV, encargó que se diseñe una nueva, pero se suspendió el proyecto con la muerte de ese papa. Sin embargo en el siglo XVI, el papa Julio II, nombró a un nuevo arquitecto para realizar la obra, Donato Bramante, y luego le sucedieron Rafael y Antonio da Sangallo. En 1547, la cúpula mayor fue diseñada por Miguel Ángel, la que se terminó en el año 1589 por Domenico Fontana. La fachada se concluyó en 1614. Está ubicada en la ciudad del Vaticano, y es una de las conocidas como basílicas mayores junto con las de San Juan de Letrán, Santa María La Mayor y San Pablo Extramuros. Tiene una extensión de 193 metros. Su altura es de 44,5 metros.

Constantino fue el último emperador precristiano, ya que él mismo antes de su muerte adoptó la nueva religión; y los sacerdotes cristianos ahora dotados de poder religioso y con apoyo político inauguraron sus iglesias tomando como modelo las basílicas, y es por ello que esas iglesias construidas en los tres primeros siglos del cristianismo se conocieron como basílicas.