Concepto de control de calidad

El control de calidad, permite verificar que los productos o servicios ofrecidos por las empresas reúnan las condiciones necesarias para su provechosa, sana y confiable utilización, de acuerdo a lo ofrecido.

Para controlar la calidad, se utilizan una serie de herramientas y procesos, que ponen a prueba y verifican que el cliente quede satisfecho, sin riesgos, al minimizar las fallas.

Si durante la etapa de contralor se verifican errores, esto permite corregirlos. Es por lo tanto recomendable, que el control no solo se haga a posteriori, sino antes o durante el proceso de elaboración o de prestación del servicio.

El control de calidad puede hacerse dentro de la misma empresa, a través de su departamento de control de calidad, o externamente, cuando por ejemplo el Estado, controla que los alimentos estén en buenas condiciones sanitarias, o no contengan aditivos prohibidos; o cuando se controla la calidad del agua que llega a los hogares, o si el servicio de transporte es adecuado, etcétera.

La falta de calidad del producto o servicio hace directamente responsable por ello a su fabricante o prestador, por lo cual algunos deciden voluntariamente incorporar las normas ISO de control de calidad, que aporta normas a nivel internacional (salvo para las industrias de electrónica y electricidad) que les brinda una mayor confianza por parte del público, lo que les permite una mejor posición en el mercado con respecto a la competencia, que no asegura la calidad de su oferta.

A nivel internacional y nacional, existen leyes de defensa al consumidor, que lo protegen contra la falta de calidad de aquellos productos, donde el control no haya existido o haya fallado.