Concepto de diseño

La palabra diseño se originó en el latín “designare”, integrada por el prefijo “di” que indica una dirección descendente, y por “signare” en el sentido de signo, empleándose para nombrar aquello que se representa con un signo de cualquier tipo. El italiano la tomó como “disegnare” que alude a aquello que se simboliza a través de dibujos, y es por ello que en nuestro idioma hoy diferenciamos designar (nombrar algo) de diseñar, que es un esquema que se dibuja para representar una cosa. Por ejemplo: “He hecho un diseño de tu futura casa de acuerdo a las dimensiones del terreno y a las comodidades que pediste”, “Voy a estudiar para ser diseñadora de modas, me gusta dibujar modelos de ropa diferentes a lo clásico”.

Concepto de diseño

El dibujo o esquema se efectúa previamente en forma mental, como idea, y para concretarse el diseño, en general se representa en un soporte real o virtual, aunque en ocasiones queda solo en la mente del diseñador y desde allí se materializa en la obra. Quienes diseñan, para que su actividad sea eficaz a nivel estético y funcional, y los diferencie del resto, deben ser creativos, originales y audaces. Cuando el diseño es realizado para una ocasión o cliente especial y no se repite, se trata de un diseño exclusivo.

En cuanto al producto, su diseño se refiere a las formas que el diseñador le ha impreso, por ejemplo: “Este automóvil tiene un diseño muy deportivo” o “Esta caja de regalos tiene un diseño muy atractivo que hace pensar que su contenido es muy bueno”.

Por otra parte, se conocen como drogas de diseño, a las que se preparan clandestinamente en laboratorios, imitan los efectos que producen las drogas naturales, pero se hacen a partir de elementos sintéticos.