Concepto de edil

La palabra edil proviene del latín “aedilis” que significaba “hogar”. En la Roma republicana los ediles eran una de las magistraturas a la que se llegaba a través del “cursus honorum”. Eran magistrados ordinarios menores carentes de “imperium”. A dicho cargo se accedía luego de haberse desempeñado como cuestor y era la antesala de la pretura, y luego del consulado, si lograban ser elegidos. El cargo nació junto con otras conquistas plebeyas en el año 494 antes de Cristo. Estos ediles plebeyos (dos) los elegía el Concilio de la Plebe. Luego se sumaron los ediles curules en el año 365 a C. y a estos dos los elegían los Comicios Tribados.

Concepto de edil

La función de los ediles era la de cuidar la ciudad, para que los edificios públicos y los servicios se mantuvieran y funcionaran adecuadamente con el poder de imponer multas en caso de detectar contravenciones. Específicamente su función consistía cuidar los edificios públicos, organizar los juegos comunitarios, abastecer la ciudad, ordenar y vigilar obras públicas, regentear los mercados, prestar servicios de policía y bomberos, etcétera.

Modernamente los ediles son los concejales (llamados regidores en ciertos países como Chile, Perú y México) que se desempeñan en una ciudad o municipio, para canalizar las demandas de los distintos barrios, cuidar los espacios públicos y el medio ambiente, y presentar propuestas para mejorarlos, dividiéndose las funciones entre ellos por áreas (salud, educación, infraestructura, seguridad, etcétera). Tienen facultad normativa e integran la municipalidad o ayuntamiento junto con el alcalde o intendente (según el país) que no son ediles y que ejercen el Poder Ejecutivo municipal.