Concepto de educación informal

La educación informal es aquella que enseña contenidos, es formadora de hábitos, de valores, de experiencias y habilidades, fuera de las instituciones creadas específicamente con ese fin. Es espontánea.

Al contrario de ellas, no se establece un proceso graduado en niveles, ni requiere aprobación de materias y/o cursos, no hay currículum pre elaborados, aunque puede haber fines fijados con antelación. Así, una mamá puede leerle y comentarle un libro de cuentos a su niño, o responder a sus preguntas, pero no hay en ello obligatoriedad de cumplimiento para pasar a una etapa siguiente, como ocurre en la educación formal, ni tampoco puede corresponderse a las que se constituyen para fines específicos, aunque no secuenciados ni oficiales, como en la educación no formal.

La familia es el primer agente encargado de educar de modo informal, y tal vez el más importante, pues no debe abandonar su tarea jamás, a pesar de que el niño ya concurra a la escuela. Debe complementar la labor de la maestra, y transmitir los valores y creencias que desea que el niño incorpore como propios, en un ambiente de libertad y comprensión, siendo deseable que coincidan con los que transmite la educación formal, para lo cual es conveniente que se consulte el proyecto institucional del establecimiento educativo al que concurre, a fin de no producir confusión en los niños.

Los grupos de pares también educan, lo mismo que los clubes, los centros religiosos y los medios masivos de comunicación, radio, televisión, periódicos y revistas, estos últimos no siempre de acuerdo con los valores socialmente aceptados que la educación formal trata de internalizar, aunque sirven para generar debates sobre ellos en los centros de estudios, para desarrollar el espíritu crítico.