Concepto de esencia

La palabra esencia se originó en el latín “essentia”, derivada del verbo “esse” en el sentido de “ser”, más los sufijos, “nt” que indica el agente que realiza la acción, e “ia” que hace alusión a que se trata de una cualidad.

La esencia de algo o de alguien es lo que hace que sea lo que es, lo que no varía y permanece, dándole su propia identidad, por eso es lo más importante y necesario en el contenido de un ser. Ejemplos: “La esencia bondadosa del muchacho se mantuvo inalterable a pesar de todos los momentos difíciles que tuvo que vivir”, “La esencia de esta obra artística radica en el mensaje de amor que desea transmitir”, “La esencia de una buena relación amorosa es la confianza” o “La esencia del hombre moderno se está tornando demasiado materialista”.

Concepto de esencia

Para el filósofo griego Platón, la esencia reside no en nuestro mundo sensible, sino en otro al que denomina “mundo de las ideas” donde está lo perfecto e inmutable, de lo que son copia todo lo que percibimos a través de nuestros sentidos.

El Filósofo griego Aristóteles, alumno de Platón, llama a la esencia sustancia o “ousía” a la que define como “lo que es en tanto que es”, o sea el hecho de ser, y no el ser una cosa determinada, comprendiendo la materia, que es aquello de lo que la cosa procede y en ella permanece (de lo que está hecha) y la forma, que hace que sea lo que es. Por ejemplo en una mesa de madera, la materia es la madera, y la forma lo que la hace ser mesa (una tabla sostenida por algún soporte que sirva para apoyar).

Químicamente, una esencia es una sustancia producida en laboratorio mezclando sustancias naturales y que logra producir aromas intensos por su concentración. Ejemplos: “Este perfume es una esencia, así que solo ponte una gotita” o “Coloca unas gotitas de esencia de vainilla en la mezcla de repostería, le dará un sabor y un aroma deliciosos”.