Concepto de interés

La palabra interés se origina en el vocablo latino “interesse”, de inter (entre) y “esse” (ser) y significa lo que se halla entre las personas interesándolas o haciendo que les importe que incline su ánimo o voluntad hacia ella.

Se dice que alguien es amigo de otro o novia de alguien por interés, cuando persigue un fin de provecho personal y no el mero intercambio de afecto propio de esas relaciones.

Así algo despierta el interés de las personas cuando les puede causar un beneficio, un perjuicio, un peligro, un placer, una curiosidad, un aprendizaje, o algún rédito. De lo que provoca el interés se dice que es algo interesante. Una película, un discurso, un libro, son de interés si toca temas de actualidad o que puedan influir en la vida individual o social. El interés muchas veces despierta la motivación. Pueden ser intereses económicos, intelectuales, éticos, estéticos, etcétera.

El interés en Economía es una medida o índice (tasa de interés) que marca cuánto rendirán los ahorros entregados por un determinado período de tiempo, por ejemplo a una institución bancaria, o cuánto costará la devolución del préstamo recibido, que es un porcentaje de ese capital, que se adicionará a la suma debida en concepto de capital. Esto se denomina interés simple. Cuando al capital se le suman sus réditos para producir otros, se denomina interés compuesto. El interés que los bancos aplican para los ahorros recibidos de los clientes se llama tasa pasiva y es bastante menor que el interés que cobran por los préstamos otorgados (tasa activa). Así obtienen una ganancia considerable.